close

  • Servir a Polonia – crear Europa – entender el mundo
  • ARQUITECTURA DE LOS NOVENTA EN POLONIA

  • La arquitectura polaca de los primeros decenios del siglo XX, anterior a 1939, se mantiene dentro de la tónica general de la arquitectura europea de la época. El divorcio tuvo lugar con el fin de la II Guerra Mundial y la caída del país en el campo de influencias soviético. La renovación de la arquitectura polaca sólo pudo efectuarse gracias a las transformaciones democráticas después de 1989.

     

    Socialismo real y prefabricado

    El rasgo predominante de la arquitectura de los países del bloque soviético de los anos cuarenta y cincuenta era el "socialismo real", obligatorio en todos los dominios del arte. El socialismo real pretendía imponer "formas nacionales" y "contenidos socialistas", aunque sería muy difícil de explicar en qué podrían consistir estos "contenidos socialistas" aplicados a la arquitectura. Esta tendencia duró en Polonia solamente algunos anos y dejó, a pesar de todo, algunas obras interesantes, que continuaban en cierto modo las búsquedas formales de la arquitectura polaca de los anos treinta. Las obras más monumentales hacían clara referencia a la tradición clásica, de aquí las columnadas y las disposiciones axiales. En la decoración se recurría al barroco dieciochesco y al modernismo de comienzos de este siglo. La obra más conocida de este período y simultáneamente muy poco típica del socialismo real en Polonia, es el Palacio de la Cultura y la Ciencia, enorme edificio erigido en pleno centro de Varsovia. A pesar de ciertos elementos decorativos de origen renacentista con clara referencia a la tradición polaca, el edificio es prácticamente una copia de otros edificios similares construídos en aquellos mismos anos en Moscú por orden de Stalin. El autor del proyecto fue el arquitecto soviético Lev Rudniév. En esa época los arquitectos polacos estaban ocupados en su mayoría en la reconstrucción de los centros históricos de Varsovia, Gdańsk y Wrocław, reducidos a escombros durante la guerra. Meritoria obra que hoy les agradecen los habitantes de estas ciudades.

    El socialismo real desapareció en Polonia junto con el estalinismo, en 1956. Los proyectos arquitectónicos de los anos cincuenta y sesenta admiran por su espíritu innovador. Lamentablemente, la baja calidad de la construcción y la naturaleza misma de la economía socialista fueron un obstáculo insalvable para el desarrollo de una arquitectura verdaderamente interesante. De aquella época, anos setenta, provienen proyectos de urbanizaciones residenciales de enormes proporciones, construídos con elementos prefabricados, mal ejecutados y peor acabados. Con los anos ochenta llegó la gran crisis económica que marcó las postrimerías del comunismo y que paralizó también la construcción.

     

    El gran cambio

    El ano 1989 trajo radicales transformaciones políticas y económicas que se reflejaron también en la arquitectura. En la arquitectura polaca del último decenio se pueden diferenciar tres etapas.

    En un primer período se siguieron realizando proyectos poco interesantes de anos anteriores, aplicando tecnologías bastante primitivas. Al mismo tiempo comenzaron a aparecer las primeras obras "de importación", disenadas por arquitectos occidentales poco conocidos, los así llamados "paracaídistas". Edificios públicos surgieron entonces muy pocos, mientras que en la arquitectura comercial el objetivo más importante era el bajo costo y el beneficio rápido, prestándose menor atención a la calidad y al valor artístico.

    Posteriormente fueron apareciendo cada vez más empresas que emprendían la construcción de edificios ambiciosos. Los proyectos se encargaban a arquitectos más conocidos, con frecuencia por concurso. En el mercado de la construcción aparecieron nuevos estudios de arquitectos bien preparados para trabajar en una economía de mercado.

    A finales de los anos noventa hicieron su aparición las primeras grandes empresas promotoras, para las cuales el éxito comercial implicaba ya una buena localización, una arquitectura atractiva y una buena calidad de las obras. Algunos proyectos fueron encargados a arquitectos famosos. De ejemplo puede servir el proyecto "Opera" en la Plaza de los Sajones, obra de Sir Norman Foster. El diseno del Puerto de Praga , también en Varsovia, fue encargado a Ricardo Bofil. La firma Pedersen Kohn & Fox, de Chicago, participó en el diseno del Centro Financiero de Varsovia, uno de los edificios mejor proyectados de Polonia.

    En el curso de la última década se han ido acentuando las diferencias de estilo entre los distintos medios arquitectónicos de Polonia. Varsovia es un centro eminentemente cosmopolita y su construcción se está haciendo cada vez más caótica. Los centros regionales más interesantes son, sin duda, Cracovia, la Alta Silesia y Wrocaw. En la histórica Cracovia los arquitectos de vanguardia retornan las raíces del modernismo (DDJM, Romuald Loeger, Wojciech Obtułowicz). En la Alta Silesia los arquitectos siguen fieles a la imagen industrial de la región, con audaces formas de acero y superficies de ladrillo ligeramente nostálgicas (Andrzej Duda, Henryk Zubel, Małgorzata Pilinkiewicz, Tomasz Studniarek). Los más innovadores son seguramente los arquitectos de Wrocław, que parecen haberse liberado totalmente del gran pasado modernista de la ciudad (Wojciech Jarząbek, Edward Lach, Stefan Muller).

     

    Edificios públicos

    Una de las realizaciones arquitectónicas más interesantes en Polonia de la última década es la Bilioteca Universitaria de Varsovia. El concurso, organizado en 1993, fue ganado por un grupo de arquitectos dirigido por Marek Budzyński i Zbigniew Badowski. Es una construcción baja, pero sumamente espaciosa, donde se entrelazan el hormigón y el jardín botánico de la azotea, destinada a albergar dos millones de volúmenes y varias salas de lectura. Junto a la Biblioteca hay dos edificios de oficina disenados por Andrzej Kiciński. Un viejo edificio industrial que existía en el lugar también fue transformado en oficinas, mientras que el patio ha sido excavado por debajo del nivel de terreno para albergar un jardín que puede ser admirado desde un puente de acero y madera tendido sobre el mismo. También se ha aprovechado otro viejo edificio existente para localizar en él las oficinas de la Fundación de la Universidad de Varsovia, agregándosele una torre de cristal que deja ver la estructura de acero. En todo ello llaman la atención la proligidad del acabado y la aplicación de técnicas nuevas en Polonia.

    Otro edificio público digno de ser destacado es la Biblioteca Silesiana de Katowice, proyectada en 1989 por Jurand Jarecki, Marek Gierlatka y Sytanisław Kwaśniewicz. En este proyecto se ha unido la arquitectura del edificio a un interesante relieve del terreno, dentro del cual se han ocultado las salas de lectura, oficinas y espacios técnicos, sobre los cuales se eleva el depósito de libros apoyado sobre ocho columnas. El interior de toda la obra muestra interesantes soluciones técnicas y las más modernas aplicaciones electrónicas.

    Desde el punto de vista arquitectónico, el más interesante de los edificios públicos en Polonia levantados a comienzos de los anos noventa es, incuestionablemente, el Centro de Arte y Técnica del Japón "Manggha" en Cracovia (el diseno es de Arata Isozaki & Associatetes Tokio e Ingarden-Ewa & Jet Atelier Cracovia), obra debida a una iniciativa del conocido director de cine, Andrzej Wajda. El edificio está situado frente al Castillo de Wawel y su arquitectura ofrece marcadas asociaciones con el Japón, ofreciendo un interesante acento del paisaje cuando se mira desde la colina del castillo. Los espaciosos interiores unen materiales tradicionales con las más modernas tecnologías.

    Durante los últimos diez anos han surgido también en Polonia varios modernos aeropuertos, comenzando por el de Varsovia-Okęcie y luego los más nuevos de Cracovia, Wroclaw y Gdansk, que representan ya un nivel arquiectónico superior. El más logrado es el de Cracovia-Balice (diseno: Stanislaw Denko, Janusz Duliński, Dariusz Gruszka, Piotr Wróbel).

    Un edificio de diseno particularmente logrado es la nueva sede de la Bolsa de Varsovia, obra de Stanisław Fiszer y Andrzej Chołodzyński. Se trata de un diseno de formas abiertas, donde se ha realzado el valor decorativo de los materiales empleados. Casi todo el interior del edificio, se abre, cristal por medio, a un frondoso parque del siglo XVIII.

    El nuevo edificio de la Academia de Música de Poznań, disenado por Jerzy Górawski, ha sabido incluir una arquitectura moderna dentro de un entorno muy tradicional, como son los edificios públicos del barrio donde estaba situado antes el Castillo de Poznań. Al mismo arquitecto se debe también una muy lograda adaptación del antiguo Ayuntamiento de Leszno.

    Otra peculiaridad de la última década es la cantidad de nuevos ayuntamientos y edificios municipales, símbolo de una nueva democracia de base y de la creciente importancia de las autoridades locales. Entre los los nuevos ayuntamientos uno de los más interesantes es quizá el de Varsovia-Białołęka (diseno: Grzegorz Stiasny, Jakub Wacławek y colaboradores). El proyecto muestra marcadas similitudes con el Ayuntamiento de Hilversum, erigido en 1931 por el renombrado arquitecto holandés Willem Dudok y con el Ayuntamiento de Janów, cerca de Katowice, proyectado en 1931 por Tadeusz Michejda. Estas similitudes podrían decir algo sobre el funcionalismo de la arquitectura municipal de los anos veinte.

     

    Arquitectura comercial

    A partir de 1990 el mercado inmobiliario polaco se abrió a los inversionistas extranjeros. Al principio las inversiones más rentables eran los edificios de oficinas y los hoteles de lujo, luego les llegó el turno a las grandes superficies comerciales. La mayoría de las inversiones surgía al principio en Varsovia. Los inversionistas más activos eran por tanto las empresas constructoras internacionales establecidas en Polonia, sobre todo Skańska, de Suecia e ILBAU de Austria. Fueron las primeras empresas promotoras que aprovecharon su experiencia en el sector y se hicieron cargo de la totalidad de cada proyecto (adquisición del terreno, proyecto, financiación y comercialización). De este modo surgieron en Polonia los primeros edificios comerciales que respondían a estándares internacionales de equipamiento y funcionalidad. Hay que mencionar en este sector los proyectos del arquitecto croata residente en Polonia Miljenka Dumenciś, vinculado desde hace anos a la empresa ILBAU. A él se deben conocidas obras en Szczecin (Hotel Radisson y Oficinas Pazim), Varsovia (Banco PKO S.A.) y Gdynia (Oficinas City Arcade).

    También merece atención el grupo de edificios comerciales del Atrium Business Centre construido en Varsovia por Skanska. Sus arquitectos son Derek Frazer, Tomasz Kazimierski y Andrzej Ryba. El proyecto combina modernos elementos de acero y cristal con tradicionales fachadas cerámicas.

    Entre los edificios de oficinas construídos en Varsovia a comienzos de los anos noventa destaca indudablemente el Edificio Colmex, disenado por Tadusz Spychała. Se trata del mejor ejemplo de postmodernismo arquitectónico que se puede contemplar en Varsovia.

    En el edificio Zielna Point (diseno: Stefan Kuryłowicz, Piotr Kuczyński, Katarzyna Flasińska-Rubik, Maria Saloni-Sadowska, Fryderyk Szymański) la fachada de mármol de líneas ovaladas ha dado como resultado una de las más destacadas esquinas de Varsovia. Un alarde arquitectónico lo constityue la escalera de acero del vestíbulo.

    Una arquitectura más modesta es la que distingue al Edificio Dipservice de Varsovia (diseno: Konrad Kucza-Kuczyński, Andrzej Miklaszewski, Piotr Kudelski). La fachada, íntegramente de cristal deja ver al caer la noche todo la iluminación interior.

    Una manera interesante de aprovechar los viejos edificios industriales del barrio de Słu?ewiec de Varsovia es el que encontramos en el proyecto JEMS, cuyo objetivo es convertir diez viejas fábricas en oficinas, bancos y superficies de exposición.

     

    Bancos

    Mientras los grandes edificios de oficinas surgían principalmente en Varsovia, prácticamente en todas las ciudades de Polonia iban apareciendo a lo largo de la década sedes de bancos. Por lo general, mucho mejor acabados que las oficinas y también con una disposicion funcional más compleja. Es excelente la arquitectura del Bank Handlowy S.A. de Katowice, obra de los arquitectos Kapuścik y Lekawa. El edificio, que está rodeado de monstruosos bloques de viviendas de los anos setenta, da la impresión de una enorme estructura abstracta en un sitio un poco sorprendente.

    El primer edificio comercial de categoría A en Cracowia, de excelente arquitectura y acabado, es también propiedad del Bank Handlowy S.A. y responde a una concepción arquitectónica bastante tradicional. El proyecto es de la Sociedad de Arquitectos DDJM, integrado por los arquitectos Marek Dunikowski, Artur Jasiński, Jarosław Kutnowski, Wojciech Miecznikowski y Piotr Uherek. La fachada del proyecto desarrolla un esquema de composición tradicional de zócalo, plano medio y cornisa expresado en un idioma arquitectónico moderno.

     

    Centros comerciales

    A comienzos de los anos noventa se construyeron también numerosos centros comerciales. La realización más destacada de aquel periodo fue la adaptación del Gran Molino de Gdańsk para centro comercial, con gran cantidad de tiendas en torno a un atrio central. Esta enorme construcción gótica de ladrillos, de alrededor del ano 1350 se contaba entre las más grandes edificaciones de la Europa Medieval. El objetivo básico de la restauración fue poner de manifiesto los valores históricos del edificio. La arquitecta Elżbieta Ratajczyk-Piątkowska y el ingeniero Jerzy Siemiński optaron por una solución radical. Los muros del monumento se dejaron intactos, mientras que en el interior se construyó una estructura de acero que no se apoya en ningún punto de la edificación histórica.

    Entre los nuevos centros comerciales el que destaca arquitectonicamente es el Solpol, de Wrocław, obra de Wojciech Jarząbek (colaboradores: Paweł Jaszczuk, Jan Matkowski, Jacek Sroczyński). El edificio suscita controversias, sobre todo por su forma y colores, de claras referencias postmodernistas.

     

    Hoteles

    El acontecimiento arquitectónico más importante en los anos 1994-1995 fue el Hotel Sheraton de Varsovia, un proyecto de Tadeusz Spychała y Piotr Szaroszyk. Aunque en esta construcción jugaron un papel muy importante los aspectos económicos, y la fachada no fue acabada con materiales duraderos, los arquitectos lograron, a pesar de ello, disenar una obra bien adaptada al entorno cuyo valor se realza aún más de noche gracias a una ingeniosa iluminación.

    El valor arquitectónico del Hotel Panorama de Szczecin, se debe a su pintoresca localización y a su original tecnología de madera, todo ello muy cuidadosamente disenado y con una excelente distribución espacial (proyecto: Studio Ar, arquitecto Staniaław Kondarewicz en colaboración con Ryszard Wilk, Robert Frydycki, Zbigniew Mike y Jan Turowski, construcción ing. Zbigniew Misiak).

     

    Decoraciones

    A fines de la década de los noventa se comenzó a difundir la costumbre de decorar tanto los edificios públicos como la arquitectura comercial con obras de arte encomendadas a reconocidos artistas. La fachada de la Biblioteca Universitaria de Varsovia expone cinco simbólicos libros de bronce que representan la riqueza de textos y la dimensión universal de los fondos de la biblioteca. En las fachadas de la Bolsa de Varsovia vemos paneles de aluminio que simbolizan gráficos de las cotizaciones. Muy rica en simbolismo es la fachada del Tribunal Supremo de Varsovia (proyecto de Marek Budzyński Zbigniew Badowski), en cuyas columnas se exponen las citas más importantes del derecho romano. Las composiciones artísticas son cada vez más frecuentes incluso en edificios decididamente utilitarios. Por ejemplo, en el gigantesco atrio del Centro Financiero Puławska de Varsovia se puede admirar una escultura de acero de la conocida artista Magdalena Abakanowicz.

     

    Arquitectura sacra

    La elección de Karol Wojtyła la sede de San Pedro en 1978 dio un impulso enorme a la construcción de nuevas iglesias. Surgieron entonces los santuarios en Nowe Tychy (proyecto de S. Niemczyk, 1979-83), la iglesia de San Segismundo en Varsovia (Z.Pawelski, 1980-83), la iglesia de Nuesta Senora de la Paz en Wrocław (W.Chryniewicz, W. Jarząbek, J. Matkowski 1982), la iglesia de la Elevación de la Santa Cruz en Katowice (H. Buszko, A.Franta, 1979-93). La diferenciada arquitectura de estos templos hace referencia a la tradición gótica y a estilos posteriores. La iglesia de los Dominicanos en Służew, en Varsovia recuerda los grandes santuarios de ladrillo de la época gótica en el norte de Europa. La iglesia de Nuestra Senora de la Paz en Wrocław constituye una clara alusión a las iglesias góticas de Silesia y también al expresionismo de los anos veinte.

    Las realizaciones más valiosas que desarrollan ideas postmodernistas en la arquitectura sacra son dos obras aún inacabadas: la iglesia del Espíritu Santo en Wrocław (proyecto de T. Zipser) y la iglesia de la Ascensión del Senor en Ursynów - Varsovia (M. Budzyński, Z.Badowski). Otro ejemplo de arquitectura moderna es el seminario de los resurreccionistas de Cracovia, obra de D. Kozłowski y W. Stefański(1985-93). La idea arquitectónica responde aquí a las cuatro puertas simbólicas de la Iniciación, la Ciencia, la Esperanza y la Fe. Es una arquitectura que sorprende con inesperadas soluciones formales llenas de significados ocultos, pero empleadas intencionada y consecuentemente.

    En la década de los anos noventa, a excepción de la enorme basílica de Lichen, inspirada en la basílica de San Pedro de Roma no se han emprendido proyecto de iglesias gigantescas, tal como tenía lugar en décadas pasadas.

    Las obras más bellas de la arquitectura sacra de los últimos ańos son construcciones más bien pequeńas, como la iglesia de la Divina Misericordia en Cracovia (un proyecto de S. Niemczyk y M. Kuszewski, 1991-91) donde resalta el prolijo acabado de los más mínimos detalles, o la iglesia greco-católica de Biały Bór en Pomerania, en la cual destaca más la obra del pintor Jerzy Nowosielski que el proyecto arquitectónico. Otra obra más interesante es la Cripta de los Beneméritos en la iglesia de San Adalberto de Poznań (J.Górawski 1997), donde los muros sin revocar y la disposición tradicional del espacio contrastan con los materiales más modernos.

     

    Barrios dormitorio

    Mientras a mediados de la década de los noventa los bloques de viviendas seguían siendo construídos en su mayoría por cooperativas, a finales de la década destacaron por su presencia en el mercado las grandes empresas constructoras y promotoras. En la arquitectura de la vivienda se nota un giro hacia el neomodernismo. Son cada vez más numerosas las casas inspiradas en el estilo de vanguardia de los ańos veinte y en el estilo de los edificios de lujo de los ańos treinta. Los edificios neomodernistas con arcadas, largas líneas de ventanas y azoteas en lugar de tejados rectos marcan un retorno a viejas tradiciones. Hay obras decidamente originales, donde la historia es sólo un pretexto para crear algo nuevo, pero lo más frecuente es encontrar compilaciones de viejos motivos cuyo resultado es una arquitectura banal que poco tiene que ver con el modelo original. En Varsovia se distingue el estudio de Szymborski i Zielonka y el grupo JEMS. Una de las obras más interesantes de Wojciech Szymborski y Jacek Zielonka es el edificio de apartamentos de PAX en Varsovia. Un proyecto decidamente moderno, pero con muchas referencias a la vanguardia arquitectónica de los ańos veinte y treinta. Los arquitectos han captado magistralmente las proporciones de la fachada, el edificio parece navegar por el espacio urbano como un transatlántico, al cual efectivamente se parece gracias a sus terrazas en forma de puentes, a sus pasarelas y ojos de buey. A pesar de una cierta presencia de decoración, los autores han mantenido una expresión sobria del conjunto.

    La realización más destacada del grupo JEMS es una pequeńa urbanización de residencias de lujo en el barrio Żoliborz de Varsovia, cuya arquitectura combina muy ingeniosamente con las residencias de los ańos treinta del barrio y constituye un imaginativo compromiso entre la residencia urbana y el bloque de apartamentos.

    Un excelente ejemplo de colonia residencial de lujo lo constituyen los edificios diseńados por Dumencić en Gdynia-Orłowo a orillas del mar. Las casas de techos planos y blancas fachadas están llenas de balcones, salientes y terrazas. Es una arquitectura decidamente horizontal con muchos detalles de madera que se ve muy bien desde la orilla del mar donde crea una especie de pequeńa avenida.

    También en otras ciudades de Polonia y en otros proyectos es fácil ver una cierta fascinación por el modernismo. Se distinguen sobre todo las realizaciones y proyectos de los arquitectos de Cracovia Romuald Roegler y Wojciech Obtułowicz a quienes se debe un interesante proyecto de urbanización residencial en el barrio de Wola Justowska. Las casas de fachadas modernistas están rodeadas de un enorme andamiaje de pérgolas por el cual ha de trepar la vegetación. Esta pared vegetal constituye un cerco durante el verano ty una fachada adicional de las construcciones.

    Un camino totalmente distinto han elegido los arquitectos de Wrocław. Sus proposiciones arquitectónicas son de origen postmodernista, aunque ellos también se remiten a la tradición de la vanguardia arquitectónica de los ańos veinte. Sus proposiciones resultan con frecuencia chocantes, sobre todo por los colores y las soluciones formales. La personalidad más destacada es sin duda Wojciech Jarząbek, como lo demuesrta el edificio de la avenida Wybrzeże Wyspiańskiego.

    En Poznań se distinguenlos edificios de viviendas diseńados por Izabela Klimaszewska y Tadeusz Biedak. Aunque algunas de sus proposiciones pueden ser consideradas pretenciosas, es innegable que son originales, como lo demuestrean la "Casa de Plata" en la calle Poznańska y la "Casa de Oro", no lejos de la anterior. La urbanización residencial más interesante en el área de Poznań está localizada en la calle Słowiańska y se compone de varias torres de apartamentos emplazadas sobre un bajo común. Sus autores son Aleksandra Gornecka, Stanisław Mikołajczyk y Katarzyna Weiss. Su principal valor consiste en que establece una especie de área urbana en medio de un desesperante dormitorio urbano de los ańos setenta.

    Un fenómeno nuevo en la arquitectura residencial de Polonia son las urbanizaciones y edificios construídos por las grandes empresas promotoras. Se trata de una arquitectura comercial de buena calidad, encargada a los estudios arquitectónicos más conocidos. La calidad de los acabados no desmerece en nada a los proyectos más caros de cualquier país del mundo. Un proyecto como el de Babka Tower de Varsovia podría encontrarse en Nueva York o Singapur.

    El primer gran edificio residencial de Polonia con vestíbulo y recepción es la residencia "Pod Orłem" en Varsovia-Mokotów. El promotor se propuso como objetivo lograr una superficie habitable de elevado precio y de arquitectura distinguida. Los arquitectos Majewski, Wyszyński y Hermanowicz, especializados hasta entonces en diseńo de interiores, proyectaron este enorme edificio como un gigantesco mueble.

     

    La reconstrucción

    Durante el último decenio se continuó la reconstrucción de los conjuntos urbanos destruidos durante la II Guerra Mundial. En los ańos ochenta se inició la reconstrucción de los barrios históricos de Elbląg i Kołobrzeg (Pomerania). En los ańos noventa empezó también la reconstrucción de los barrios medievales de Szczecin i Głogów. Actualmente se está preparando la reconstitución de la Ciudad Vieja de Kwidzyń.

    La reconstrucción de cada conjunto urbano histórico es diferente en cada uno de los casos. En Kołobrzeg, por ejemplo, en torno a la Plaza Mayor y a la Catedral está surgiendo un nuevo barrio que no reproduce exactamente la antigua disposición urbanística ni la arquitectura histórica. Lo que se busca es crear un centro urbano de ambiente medieval. Distinto es el caso de Elbląg, donde las directivas para reconsrucción son muy estrictas. Los nuevos edificios han de ser levantados sobre los antiguos fundamentos y subsuelos, guardando el estilo y el volumen de las construcciones originales. Los edificios más valiosos han de ser reconstruídos en lo posible reproducciones exactas de la edificación original, aprovechándose para ello los planos originales en los pocos casos en que existen, o recurriendo a las antiguas fotografías y pinturas. La mayoría de los edificios han sido proyectados por Szczepan Bauma y Ryszard Semko.

    En la reconstrucción del barrio histórico de Szczecin los arquitectos disponen de mayor libertad, ya que por distintos motivos la reconstrucción fiel es imposible. Todas las obras son ejecutadas con medios propios de la cooperativa que es copropietaria del terreno. Cada uno de los edificios es puesto a la venta al terminar la construcción. Cada edificio es proyectado por un arquitecto diferente.

    En otras ciudades se están reconstruyendo partes de conjuntos históricos o edificios separados. En Gdańsk se emprendió en los ańos noventa la reconstrucción de las edificaciones de la Isla de los Graneros, según un proyecto de Stanisław Michel, Kazimierz Jarosz, Stefan Philipp y Andrzej Sobkowski. Una obra interesante es la reconstrucción de una serie de fachadas antiguas en el Malecón largo, detrás de las cuales se encuentra el hotel "Hanza" (Szczepan Baum y Andrzej Kwieciński). Otra obra de reconstrucción histórica comprende varios edificios de la calle Chlebnicka (Stanisław Michel).

    En la Ciudad Vieja de Poznań los arquitectos Handschuh y Piotr Chlebowski proyectaron una muy lograda adaptación de varios edificios históricos destina al Banco PBK. Dentro de otra corriente historicista, el arquitecto Leszek Klajnert proyectó en la calle Pańska de Varsovia una larga serie de fachadas supuestamente decimonónicas. Huelga decir que, aunque muy fieles en estilo, estas fachadas del siglo XIX son pura fantasía arquitectónica.

    La evolución arquitectónica no siempre mantiene el paso de las nuevas tecnologías. No se puede hablar de la arquitectura polaca sin tener en cuenta los enormes cambios políticos y económicos del país en el curso de los últimos dos decenios. En los ańos ochenta el mercado de la construcción quedó practicamente paralizado por la crisis. Los arquitectos tenían escasas posibilidades de ver realizados sus proyectos. La situación cambió en el ańo 1989, dándoles a los arquitectos una gran oportunidad. La arquitectura polaca de los ańos noventa sigue siendo, en gran parte, una arquitectura provincial, pero preciso es reconocer que en los últimos ańos han comenzado a surgir proyectos verdaderamente interesantes y originales. Probablemente un fenómeno muy positivo es la aparición en Polonia de reconocidos arquitectos internacionales. Gracias a ellos es de esperar que en el próximo decenio la arquitectura polaca adquiera la categoría de arte.

     

    Informaciones adicionales:

    1. Ilustraciones propuestas:

    * Museo Nacional de Varsovia

    Monumental edificio del período entre guerras; la columnada y el color gris natural de la piedra son típicos de los edificios construídos en esos anos en toda Europa.

    * Biblioteca Universitaria de Varsovia

    Proyecto de Marek Budzyński i Zbigniew Badowski y colaboradores. Uno de los proyectos polacos más interesantes del último decenio. Una arquitectura baja, pero espaciosa que combina el hormigón con la vegetación del jardín instalado en el techo.

    * Centro de Arte y Técnica Japonesa "Manggha"en Cracovia

    Proyecto de Arata Isozaki & Associates Tokio y Ingarden-Ewa & Jet Atelier Cracovia. Construcción en forma de ola frente al castillo de Wawel que recuerda un poco los grabados japoneses, se compone muy bien con el contorno y el meandro del Vístula. Sus amplios interiores combinan la belleza de los materiales tradicionales con una avanzada ingeniería.

    * Academia de Música de Poznań

    Proyecto de Jerzy Górawski. Rl edificio está muy bien armonizado con los monumentales edificios públicos que lo rodean.

    * Edificio del Bank Handlowy en Cracovia

    Proyecto de DDJM; arquitectos: Marek Dunikowski, Artur Jasiński, Jarosław Kutnowski, Wojciech Miecznikowski, Piotr Uherek. La fachada desarrolla un esquema tradicional de zócalo plano medio y cornisa, aunque la espresión general es conemporánea.

    * Plaza de las Tres Cruces, Varsovia

    Hotel Sheraton, proyecto de Tadeusz Spychała y Piotr Szaroszyk; edificio Holland Park, sede del Banco ING, proyecto de Atelier Pro, Pro Arte, DCM, arquitectos Nans van Beek, Marek Świrczyński, Dorte Kirsensen. Los nuevos edificios se corresponden muy bien con la arquitectura histórica ya existente.

    * Edificio de la Bolsa de Varsovia

    Proyecto de Stanisław Fiszer, Andrzej Chołdzynski. Una arquitectura refinada de formas simples que contrasta con la rica factura de los materiales naturales. Un deseo modernista de claridad se une aquí a la romántica búsqueda de la belleza ideal.

    * La reconstrucción de la Ciudad Vieja en Elbląg

    Los proyectos de la mayoría de los edificios son, en su mayoría, de Szczepan Bauman y Ryszard Semko. Los edificios se construyen aprovechando los antiguos fundamentos. Las casas de importancia histórica serán reconstruídas según antiguas forografías y grabados.

    * Edificio del Tribunal Supremo en Varsovia

    Proyecto de Marek Budzyński, Zbigniew Badowski y colaboradores. El edificio cierra la Plaza de los Krasiński. Fachada de rico simbolismo, sobre las columnas aparecen las máximas más conocidas del derecho romano, en polaco y en latín.

     

    2. Revistas polacas dedicadas a la arquitectura:

    * "Architektura - murator"

    Directora Ewa Przestaszewska-Porębska

    Varsovia, calle Kamionkowa 45; tel.: 870 46 64; www.murator.com.pl;

    * Architektura i Biznes

    Directora Ewa Smęder

    Cracovia, calle Świętokrzyska 12, hab. 516; tel.: (+48-12) 634 39 59

     

    3. Estudios de arquitectos más importantes:

    * Pracownia Budzyński/Badowski Architekci

    [tel.: (+48-22) 648 44 25]

    Este estudio ha ganado en los últimos diez ańos los siguientes concursos: Tribunal Supremo de Varsovia, Biblioteca Universitaria de Varsovia, reforma de la Embajada de Polonia en Berlín, Iglesia de la Divina Providencia en Varsovia.

    * JEMS-Architekci Sp.oo

    [tel.: (+48-22) 831 47 35]

    Proyectos ganados: sede de la empresa Agora en Varsovia; Primer Premio a la mejor urbanización residencial de los ańos 1989-99 en el concurso organizado por el diario "Życie Warszawy".

    * Atelier Loeger Partnerzy

    [tel.: (+48-22) 634 4848]

    Proyectos ganados: nuevo edificio de la Academia Económica de Cracovia; ampliación de la Biblioteca de la Universidad Jaguelónica; mención especial en el concurso de proyectos de Casa Funeraria "Puerta a la ciudad de los muertos".

    * Pracownia Stanisława Niemczyka

    [tel.: (+48-32) 217 62 57]

    Estudio conocido sobre todo por sus proyectos de iglesias. Concursos ganados: Iglesia de la Misericordia Divina en Cracovia.

    *APA Kuryłowicz

    [tel.: (+48-22) 616 37 96]

    Concursos ganados: residencia del embajador de Corea del Sur en Varsovia, Oficinas Nautilius en Varsovia; Centro Informatico "Hector"en Varsovia.

    Print Print Share: